viernes, 4 de mayo de 2012

Elementos del Flujo de Efectivo


Si vas a entrar al mundo de las inversiones, lo primero que necesitas es “Dinero”.  Pero, ¿Dónde obtendrás ese dinero? Quizá estas esperando una herencia, pero aun así tendrás que esperar por un largo tiempo antes de poseer ese dinero.  Sin embargo, aun puedes organizar tus finanzas personales, analizando los elementos que conforman tu flujo de efectivo. 

Muchos inversores reorganizaron sus activos e inversiones para lograrlo.  Reorganizar, significa vender algunas inversiones o activos y reinvertir ese dinero en otra cosa (como por ejemplo, acciones).  Tendrás que decidir que inversiones o activos vender o liquidar.  Lo más probable es que sean aquellas inversiones y activos que te dan los rendimientos más bajos.  Si tienes una mezcla complicada de inversiones y activos, quizás consideres revisar tus opciones con un planeador financiero.  Reorganizar es solo parte de la respuesta, la otra parte es analizar los elementos que conforman tu flujo de efectivo.

¿Qué es el flujo de efectivo?

Flujo de Efectivo

Alguna vez te preguntaste: ¿Por qué algunas veces el dinero simplemente no alcanza para terminar el mes? Alguna vez escuchaste hablar sobre “El Flujo de Efectivo”.  El flujo de efectivo se refiere a cuanto dinero ganas (ingresos) y cuanto dinero gastas (tus gastos).  El resultado neto será un flujo de efectivo positivo o un flujo de efectivo negativo, dependiendo de tus habilidades para administrar el dinero.

Mantener un flujo de efectivo positivo (más ingresos que gastos) te ayuda a incrementa tu riqueza neta.  Por el contrario, un flujo de efectivo negativo, te llevará a la ruina, por lo tanto debes hacer algo inmediatamente para remediarlo. 

Analicemos los Elementos del Flujo de Efectivo


El primer pasó será determinar tu estado actual.  Para hacer la declaración del flujo de efectivo, deberás responder a estas tres preguntas: 

¿Cuánto son tus ingresos totales? En la declaración de tu flujo de efectivo,  anota todas las fuentes de ingreso.  Calcula los ingresos por mes y después los ingresos por año.   Incluye todo: Salarios,  intereses de las cuentas bancarias, ingresos por arrendamiento, etc.  Agrégalos todos y obtendrás el total del tus ingresos.

¿Cuanto son tus gastos totales? Escribe todo aquello en lo que gastas dinero.  Lista todos tus gastos, si es posible categorízalo en esencial y no esencial.  Puedes encontrar gastos que puedes reducir sin afectar tu estilo de vida, pero antes que hagas eso, has una lista tan completa como sea posible acerca de aquello en lo que gastas tu dinero.

La diferencia entre estos dos elementos (ingresos - gastos) del flujo de efectivo, te dirá tu situación actual: Si tus ingresos son mayores que tus gastos, entonces tienes dinero disponible para invertir.  No importa que tan pequeña parezca esa cantidad, definitivamente servirá.  Si tus gastos son mayores que tus ingresos, estas en problemas.  Elimina los gastos no esenciales e incrementa los ingresos. 

Si tu presupuesto es un poco apretado, mantente al margen de la inversión hasta que mejores tu flujo de efectivo.  Analiza estos elementos que conforman tu flujo de efectivo y trata de lograr un flujo de efectivo positivo.






Image: cooldesign / FreeDigitalPhotos.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encataria que dejara sus comentarios !!!